1.15.2012

Pousada Casa do Molino: meten tus cosas en una bolsa de consorcio

No suelo contar este tipo de experiencias en mi blog, pero no puedo dejar pasar esta advertencia. Si van a Buzios, no se les ocurra alojarse en una posada llamada Pousada do Molino (Posada del Molino, o como se llamaba antes, Casa do Catavento). Es una estafa.
Mi novio y yo llegamos el 7 de enero a la madrugada, nos tocó la habitación 16. No nos pudimos bañar porque no andaba el agua caliente. Estuvimos dos días sin que el agua caliente anduviera bien. Eso, sumado a que debido a la lluvia la habitación se inundó (me escucharon? se inundó!), hizo que Javier Rielo, el responsable de la posada, nos cambiara de habitación. Buena onda de su parte y nosotros no hicimos ningún problema. Nos mandó a la habitación 14. No saqué fotos y me arrepiento: estaba cubierta de moho. De moho negro, gente. En el techo y en las paredes. Tanto costará pasar un trapo con lavandina? Se ve que sí.
Repaso: ducha sin agua caliente + inundación + moho asqueroso. De todas formas, estábamos pasando unas lindas vacaciones y no nos quejamos. No teníamos ganas de discutir.
Pero el último día, el sábado 14, pasó algo que no sé cómo explicar. Es lo más cretino y mediocre que he visto en años.
Javier nunca nos informó el tema del check out. No hay ningún cartel en la posada que diga nada. El viernes a la noche nos dijo que nos pasaban a buscar el día siguiente a las 17:30 para llevarnos al aeropuerto. Del check out, nada. Yo no tengo mucha experiencia de vacaciones en hoteles, y la posada era tan informal, tan trucha, que pensamos que se podía estar hasta la hora de irnos. La verdad ni pensamos en el tema. Repito, Javier no nos dijo nada ni había carteles indicándolo.
El sábado a la mañana nos fuimos a la playa, y regresamos aproximadamente a las 15hs para bañarnos y armar las maletas. Al llegar, Javier nos grita: "los voy a matar, el check out era a las once, tuve que sacar sus cosas en una bolsa de consorcio".
Nos quedamos helados. Fuimos a mirar y efectivamente era así: nuestras valijas estaban afuera de la habitación y todo lo que teníamos estaba metido y revuelto en una bolsa de consorcio.
¿Lo pueden creer? ¿Pueden entender algo así? El tipo metió todas nuestras cosas: zapatillas, lentes de contacto, ropa, relojes, TODO, adentro de una bolsa de consorcio y la sacó al pasillo. También nuestras valijas. Yo tenía un saquito nuevo precioso, que quedó todo arrugado. Y una campera blanca que se ensució toda. Pero eso no es lo importante. Lo importante es que este enfermo tuvo el tupé de tocar mis cosas personales. En realidad, de indicarle a la señora de limpieza que lo hiciera.
El disgusto fue tan grande que le gritamos de todo. Bueno, yo le grité de todo: principalmente, que no nos había informado nada y que no habíamos hecho ni una queja por las habitaciones de mierda que nos había dado. Lo que más me jodió fue que el tipo me dijo, textualmente: "En cualquier lugar el check out es a las 10am, eso no se los tengo ni que decir". ¡En cualquier lugar decente te mandan al carajo si no tenés agua caliente! ¡Es básico, por Dios! Y sobre todo, NO PODÉS AGARRAR MIS COSAS PERSONALES Y METERLAS EN UNA BOLSA. No podés. Simplemente, no podés!
Cómo me jode que una posaducha fea y sucia quiera tener reglas de gran hotel. No le encuentro el sentido. Y si yo admito estar en falta, no corresponde que toquen mis cosas personales, no hay vuelta que darle.
 Javier Rielo es tan pero tan mediocre, que no supo resolver la situación. Se me ocurren algunas variantes un poco más serias que podría haber elegido en lugar de sacar nuestras cosas en una bolsa:
-"Chicos, se pasaron del check out, les tengo que cobrar un día más".
-"Chicos, se pasaron del check out y tenía la habitación reservada, tuve que sacar sus cosas porque entraron nuevos huéspedes"
Y por supuesto, poner carteles y avisar a qué hora es el check out.
Dos datos que empeoran todo:
1) Una señora me dijo que a ella le había dicho que el check out era a las dos de la tarde (14hs) O sea que no se entiende porqué nos dijo a las once. Y si era a las dos de la tarde y llegué a las tres, por una hora de mierda sacaste mis cosas en una bolsa de consorcio?
2) En el aeropuerto nos enteramos de que el siguiente contingente llegaba a las posadas recién a las once de la noche. Por eso nuestra habitación no estaba ocupada cuando llegamos; sacó nuestras cosas porque sí. 
Después del griterío, fuimos a la habitación a bañarnos y a recuperar nuestras cosas. Fue horrible dar vuelta la bolsa de consorcio y ver todas nuestras cosas revueltas. Revisamos que no faltara nada (imaginábamos que no nos iban a robar, estábamos tranquilos en ese sentido, pero igual es un garrón chequear que no te falten cosas). Estaba todo. Pero claro, tardamos mucho más en dejar la habitación porque tuvimos que armar las valijas buscando todo en el revoltijo de cosas. ¿Se puede ser más idiota? ¿Realmente, qué sentido tiene sacar nuestras cosas en una bolsa de consorcio? ¿Qué ganó Javier Rielo con eso? Eso es lo que no termino de entender. ¿Qué ganó?
Después estuvimos esperando en el hall a que llegara el micro que nos llevaba al aeropuerto, sin cruzar palabra. Sólo le volvimos a hablar para cerrar la cuenta de cosas que habíamos consumido. 
Quiero aclarar que la señora de limpieza, brasilera, se asustó con el griterío y nos vino a pedir disculpas. Por supuesto le dijimos que no se preocupase, que no estábamos enojados con ella sino con Javier ya que él era el encargado.
Esta clase de personas se cree impune porque tiene tantos turistas todo el año, que no le importa gastarse en dar un buen servicio. A tipos como Javier Rielo no les interesa dar una buena impresión, que el turista vuelva. El negocio, se ve, es la rotación. ¿Para qué limpiar el moho de la habitación, si total el turista se va y enseguida lo ocupa otro?
Vamos a asentar la queja en la agencia de viajes (ATI), en Trip Advisor y en todo espacio online que nos parezca conveniente. No pretendo arruinarle el negocio; no soy una persona influyente, no tengo contactos ni dinero, ni siquiera soy una tuitstar, caramba. Pero con tanto tiempo de trabajar en Interactive sé perfectamente que si hablan mal de vos en Internet, a la larga o a la corta la influencia se hace sentir.
Redondeo: si vas a Pousada Casa do Molino en Buzios, te esperan duchas frías, cuartos que se inundan, moho negro en el techo y paredes y hasta puede que agarren tus cosas y las metan en una bolsa de consorcio.
¿Alguno tuvo una experiencia así en un alojamiento? ¿Conocen sitios en los que se comparta info de este tipo? ¡Gracias desde ya!