2.21.2011

Un cuento con chinos, judíos y princesas.

Esto ocurrió en el Año Nuevo Chino. Mi novio y yo caminábamos por Juramento. Él tenía una bolsa con sésamo en la mano y yo chupaba un helado de palito. Había mucha, pero mucha gente en la calle. 

Detrás nuestro dos chicos conversaban. No los veía, pero los oía: hablaban del "problema judío". No recuerdo toda la conversación, sé que la escuchamos por un largo rato. Hasta que alguien se cansó. 

-Boludo, no se bañan los judíos, tienen ese olor a no sé, a pata. Creo que se bañan los sábados nada más. Y son todos, pero todos ladrones boludo. Son como una sociedad, se conocen todos, están todos de acuerdo. Kristina es una chorra porque es una judía de mierda.

Cristian me dio la bolsa de sésamo en un gesto brusco. 

-Es judía?
-Sí, no lo dicen pero la madre es judía, la abuela, no sé cúal. Y el fiambre también es de familia judía. Todos chorros. 
-Boludo, están en todos lados. Hijos de puta. Los judíos son más nazis que los nazis, hay que limpiarlos a todos. ¿Te imaginás coger con una judía? ¡Qué asco!
-Se la ponés y te la saca cortada.
-Tenés que cagarla a patad...

-OÍME ENFERMO, ¡DEJÁ DE HABLAR PELOTUDECES!

Cristian se dio vuelta y escupió las palabras a centímetros de la cara del pibe. Blando y asustado, se quedó tieso mientras mi novio lo fulminaba con los ojos. El otro chico se echó para un costado, y la gente alrededor se quedó helada. 
Cabe aclarar que mi novio es morocho, barbudo, y usa ropa deportiva.* 

-¡MI MEJOR AMIGA ES JUDÍA, IMBÉCIL! - el chico lo miraba sin poder creer lo que pasaba. 

-Por favor, pará, basta - tiré del brazo de Cristian. Se separó y escupió al piso. 

-Forro. Sos un forro, ignorante de cuarta - repetía, mientras lo arrastraba para cruzar la calle. Los chicos se alejaron. 

-Qué cagones - aporté.  

Llegamos a la plaza de Barrancas y nos sentamos en el pasto. Cristian estaba alterado. 

-No lo tendría que haber hecho, pero no me pude contener. ¡Pelotudos de mierda!

-No, no deberías. Podrían haberte pegado. 

-Ya sé - dijo, enojado.

La cuestión es que a mí me asustó, y me encantó. Me derritió ver a mi novio fuera de quicio, defendiendo algo en lo que cree, con los puños cerrados. Tener que separarlo para que no se agarre a trompadas. Estar con un macho, bah. 
Y entonces me cuestiono: ¡¿tantos años de liberación femenina para que, al final, lo único que yo quiera sea un príncipe que me proteja?! 

¡Tiene que ser culpa de Disney!




*Creo que lo de la ropa deportiva lo afané de un viejo post de Pájaro en Mano. No sé, me suena a que no lo inventé yo.  

15 comentarios:

Natalia Alabel dijo...

Lo había publicado, me arrepentí, lo borré, y ahora lo volví a subir. Perdón Kathy, borré tu comment también :S

Liederkranz dijo...

Ya me parecía que mi Reader se había vuelto un poco loco, jeje!

Alicia Seminara dijo...

Ah...

mirá, para no agregar nada de las taradeces que dijeron esos pibes (no leí el post con los puños cerrados pero con los dedos apretados)te digo que yo a veces también me pregunto lo mismo que vos y por otros aspectos: tantos años de liberación femenina para esto...? Sí, es Disney!

Besos y bien por tu novio!

Aninka Tokos dijo...

Disney me traumó por siempre. Una y otra vez mi psicóloga me dice: "Aninka, por como ves la vida deberías escribir una novela". Eso es lo mismo que decirme: "Flaca, la realidad es esta y lo de tu cabeza es una película pedorra que pasan en las tardes de Cosmo". Pero no puedo con mi genio y veo en mi novio a un principe azul (de saco y corbata pero príncipe al fin).
Beso!!

Mariela Torres dijo...

Mi marido es igual, y yo no estoy de acuerdo con la liberación femenina. No nos favorece.
Yo soy muy feliz así como soy.

Besos.

Natalia Alabel dijo...

Lieder: nope, fui yo nomás :)

Alicia: taradeces es poco decir. Duele escuchar tanto veneno...

Aninka: y escribila nomás! quién te dice que no tenés un best seller entre tus manos ;)

Mariela: yo sí, es decir, creo que estamos muy en desventaja y eso debe cambiarse. Pero bueno, estas demostraciones de heroísmo no ayudan! Jaja!

Lord Khyron dijo...

Aplaudo la actitud de Figo. Más de una vez fui testigo de charlas similares hablando mal de paraguayos, bolivianos, judios, negros, albinos, etc,etc y por cagón no dije nada.

El gato vagabundo dijo...

Bien hecho. A veces, hay que poner las cosas en su lugar.

Para eso nos criaron hombres. Para defender los valores y las ideas.


No para llegar a gerentes de empresas.

El Serrucho dijo...

No es Dysney, es la madre naturaleza, la biología o la genética; o todo junto. Macho protector de su hembra y sus crías; todo lo demás son para bien o para mal, "adornos evolutivos". Y aunque a la mayoría les cueste reconocerlo, estos esporádicos asomos de Cromagnon a las mujeres en el fondo les atrae, porque les da justamente eso, sensación de protección y seguridad.

No soy machista, aclaro.

Rema dijo...

Colgué. colgué re mal porque lo publique en mi facebook asi toda orgullosa y JAMAS comenté nada aca.
Ese muchacho es MI MEJOR AMIGO, y me da asi como un orgullo inconmensurable (siempre quise usar esa palabra pero nunca le quedo bien a nadie) saber que hizo eso. No solo x mi, sino porque la gente ignorante y bestia merece ser puesta en su lugar, aunque sea por un transeúnte cualquiera que siente la necesidad de ponerlos en su lugar.
Como amiga de Cristian, lo aplaudo con lagrimitas en los ojos. Asi da gusto ser defendida carajo!!!
Y vos naty, te llevas un principe con todas las letras... ni los de disney le llegan a los talones!!!!
Los quiero a los dos. No se imaginan cuanto!

Natalia Alabel dijo...

Lord: pero le diste su merecido a Rozín.

Gato: igual no me molestaría que mi novio llegue a gerente, eh :p

Serrucho: lo tuyo es muy contradictorio.

Rema: qué puedo decir...nosotros también :)

Julieta Abiusi dijo...

En definitiva, judias, evangelicas, catolicas, espiritas y yo q se q más...SOMOS TODAS IGUALES jajaja.
Viva Disney y sus princesas, viva los hombres q son principes ;o)

El gato vagabundo dijo...

Y disculpe la audacia tardía... pero, evidentemente, los muchachitos estos jamas tuvieron la dicha de gozar del sexo con una señorita judía. De otra manera, hablarían y actuarían como el Sr Alabel.

(Iba a decir coger, pero no lo hice. Bueno, si lo hice, evidentemente.)

Ovario dijo...

¡Pero por favor! ¡Bien hecho! Si una persona es tan cagona como para hablar así de los judíos atrás de un judío, creeme, no te toca ni un pelo.

Natalia Alabel dijo...

Julieta: quién pudiera tener la cinturita de Aurora...!

Gato: no sé si el sr Alabel ha tenido dicha dicha, es más, creo que no...

Ovario: igual mi novio no es judío, o te entendí mal? ^^