7.17.2010

110% real


"No entiendo. ¿Cómo el matrimonio de ellos va a ser igual al mío?"


"Papá, estás divorciado."


15 comentarios:

Natalia Alabel dijo...

Perdón por ser recurrente con el tema, pero era imperdible.

Mariela Torres dijo...

Si es lo mismo. Los casados dentro de la legalidad, los no casados fuera de la legalidad. Lo mismo, igualito.

Boludearte dijo...

JUAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! que maravilla!!!

La loca de Mierda dijo...

jajaj buenisima charla, y mas excelente aun , la conclusion!

Gabrielli dijo...

TAL CUAL! El papel famoso no te asegura absolutamente nada. Es más, generalmente lo complica :-P

Saludos!

El Fumigador Feliz dijo...

Jajaja! Lo más interesante de la cuestión, es que pensamos en el matrimonio y en la Iglesia como algo que no fue creado por humanos. Si, si. Humanos como vos y yo.

Natalia Alabel dijo...

Fumigador, de hecho para los católicos practicantes el matrimonio es un sacramento. Los sacramentos, como el bautismo y la comunión, son cosas de Dios, o sea, por encima de los seres humanos y las leyes.
Yo soy creyente, pero no practicante. A la Iglesia no le creo nada de nada, no me representa. Y por eso me puedo reír de todo esto, ja!

Claudio G. Alvarez Tomasello dijo...

Linda perlita.

El gato vagabundo dijo...

¡Va a ser mejor!

Psicologa con problemas dijo...

GE-NI-AL, son los momentos donde uno se plantea como mierda hizo uno para ser tan asi a pesar de ellos!

TucuMALA

Odios Normales dijo...

Genial!

Elle dijo...

Jaja me hiciste reir, tu blog es genial lo leo hace tiempo y tenés el poder de a veces dejarme pensando todo el día en lo que escibís o como es este caso sacarme una sonrisa :), felicitaciones!
Y con respecto a lo del casamiento y la igualdad, estaría bueno que algún día podamos ser sólo personas al ojo de otro, ni hombres ni mujeres, ni negros ni blancos, personas.

Natalia Alabel dijo...

Gracias Elle, qué linda!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
La sortijera dijo...

jajajaja! GENIAL!!!
espectacular el comentario, me encantó!